Investigadores japoneses presentaron un prototipo avanzado de pantalla ultrafina, la cual se adhiere a la piel con un plástico especial. El plástico transparente con el que guardamos la comida, es capaz de emitir luz como una pantalla. Se habla en que en un futuro podría convertirse en el wearable definitivo como reloj inteligente que se plantará en la muñeca o en cualquier parte del cuerpo, como una calcomanía o un tatuaje que se puede quitar y poner. Los ingenieros japoneses han logrado conectar el dispositivo a sensores corporales para visualizar el pulso y los niveles de oxígeno de una persona.

p1 p2