Descargamos aplicaciones móviles por encima de nuestras posibilidades; muchas de ellas las usamos a diario, otras simplemente, después de un tímido acercamiento, se quedan olvidadas en nuestros ‘smartphones’ funcionando en segundo plano y usando datos móviles al tiempo que gastan batería.

Debemos restringir el uso de datos en segundo plano en determinadas aplicaciones para evitar ese consumo extra. Sin duda lo notaremos, para bien, en el rendimiento de nuestro dispositivo. Además, si nuestro objetivo es ahorrar batería, ponGAN en práctica los siguientes consejos.

1.- REDUCE LAS NOTIFICACIONES

Twitter, Facebook, Instagram, WhatsApp. Redes sociales, medios de comunicación, antivirus, juegos… Cualquier aplicación puede enviar notificaciones. lo que probablemente no sepan es que esas notificaciones son las que acaban con la batería.

Es por ello que es imprescindible que las limiten y que dejen solo las más importantes.Hay ‘apps’ que permiten incluso incrementar el intervalo de tiempo de las notificaciones.

2.- RESTRINGE EL USO DE DATOS

El uso de datos móviles es el otro punto a tener en cuenta si hablamos del consumo de batería y de aplicaciones. Para ver qué ‘apps’ son las que hacer un mayor uso de datos y también de batería tendremos que entrar en ‘Ajustes’ (o Configuración) y luego en ‘Uso de datos’.

Aquí nos aparecerán todas las aplicaciones que tenemos descargadas en el teléfono o tableta y también veremos las que más consumen. Si entramos en cada una de ellas podremos habilitar o deshabilitar el permiso de la aplicación para que use los datos de fondo. En la medida de lo posible lo recomendable es restringir los datos en segundo plano de la mayoría de aplicaciones, porque así alargaremos la batería de nuestro dispositivo.

3.- AJUSTA EL BRILLO DE LA PANTALLA

La pantalla es sin duda el elemento que más batería gasta, sobre todo si tu móvil incorpora un panel con una resolución HD O QHD. Un consejo más que útil es ajustar el brillo. No solo nos hará bien para nuestros ojos, sino que además hará que nuestro móvil aguante con ‘vida’ hasta el final del día. El brillo ideal debería estar entre el 20 y el 25 por ciento. Este brillo nos permitirá ver bien y al mismo tiempo no nos molestará a la vista.

4.- NO DEJES EL WIFI ACTIVADO

Un buen hábito que todo usuario debería adquirir es el de desactivar la conexión Wi-Fi nada más salir de casa. Normalmente cuando salimos a trabajar activamos los datos móviles pero se nos olvida, o simplemente pasamos por alto, el hecho de que tan importante como conectar los datos móviles también lo es el desconectar la conexión Wi-Fi. No hacerlo hace que nuestro smartphone esté durante todo el día intentando conectarse a cualquier red WiFi que la antena del terminal detecte y por lo tanto esto también consume batería.

Otras conexiones que tampoco deberíamos mantener activas si no las vamos a utilizar son el GPS, Bluetooth o NFC, por ejemplo, ya que consumen recursos de forma innecesaria.

Parecen gestos mínimos, pero desactivando algunas notificaciones, restringiendo los datos de fondo de algunas aplicaciones, o desactivando conexiones como el NFC, por ejemplo, podemos notar grandes cambios y ver cómo el rendimiento de nuestro dispositivo aumenta.