El Festival de Coachella vivió ayer su particular jornada inaugural con la -accidentada- actuación de Radiohead. Por desgracia para los miles de asistentes, la banda británica se encontró con múltiples problemas técnicos que dificultaron enormemente su actuación.

Al principio el grupo era ajeno al problema, pero fueron avisados por la organización pasadas tres canciones para que el líder Thom Yorke y el resto de la banda abandonasen el escenario. Y es que fallaban la retroalimentación y la salida de sonido.

Cuando Yorke se dio cuenta de los problemas, se dirigió a la multitud para clamar: “Malditos alienígenas otra vez”. Las canciones afectadas fueron ‘Step 15’ y ‘Full Stop’, mientras que la caída del sonido afectó a casi toda la interpretación de ‘A Moon Shaped Pool’.

Más tarde la banda volvió al escenario, pero las dificultades técnicas no cesaron y se hicieron notar al final de la canción ‘Let Down’, lo que provocó que abandonasen el escenario una vez más.