El Barcelona canceló los entrenamientos del martes para todos sus equipos profesionales o formativos, al sumarse a un paro de labores en protesta por las acciones del gobierno español durante la votación de un referéndum de independencia en Cataluña.

En tanto, Gerard Piqué, quien se había pronunciado a favor del referéndum, fue abucheado por los espectadores durante una práctica con la selección española, realizada el lunes en Madrid.

El Barsa anunció el lunes que sus fuerzas juveniles tampoco entrenarán y la sede del club permanecerá cerrada en reacción a la intervención policial para impedir el referéndum, considerado ilegal por el gobierno. Las autoridades señalaron que más de 890 civiles y cerca de 430 miembros de la fuerza policial resultaron lesionados.

Girona suspendió también sus prácticas del martes, mientras que los jugadores del Espanyol, el otro club catalán en la liga española, tendrán sus actividades físicas a puerta cerrada en sus instalaciones de entrenamiento.

Piqué recibió constantes abucheos durante el entrenamiento en la capital española. Debió soportar también un coro que le dirigieron los espectadores, con un insulto intercalado: “Piqué… España es tu nación”.

Algunos aficionados portaron carteles con mensajes contra el jugador, incluidos varios que decían “fuera Piqué”.

La Guardia Civil consideró que uno de los mensajes era particularmente ofensivo y obligó a que los portadores lo retiraran.

Los silbidos y abucheos contra el defensa son comunes cuando la selección española juega fuera de Cataluña.

El domingo, Piqué lloró tras el partido de la Liga entre Barcelona y Las Palmas, al hablar de la policía, que usó garrotes y balas de goma para impedir la votación en Cataluña. El lunes, volvió a criticar a las autoridades, mediante Twitter.

También el domingo, Piqué dijo que si la selección nacional consideraba que su presencia era un problema, estaba dispuesto a dar u paso de costado.

El seleccionador nacional Julien Lopetegui ha defendido a Piqué frente a quienes cuestionan su lealtad hacia España, que se prepara para las eliminatorias mundialistas.

“Gerard es un chico querido en el vestuario y le apoyan”, afirmó. “Yo no veo un mal ambiente, si lo viese, me preocuparía y me ocuparía. Las circunstancias no son agradables y deseo que se vayan amainando”.

España enfrenta el viernes a Albania en Alicante.

El Barcelona trató de posponer su compromiso en casa el domingo durante el referendo, pero la liga rechazó su petición, por lo que jugó sin público en el Camp Nou para enviar un mensaje de protesta y evitar la pérdida de puntos u otras sanciones de la liga. El club catalán venció 3-0 a Las Palmas.

El presidente del Barsa, Josep Bartomeu, dijo que la decisión de jugar a puertas cerradas fue una de las más difíciles que ha tenido que tomar al frente del club. Para ello, consultó a funcionarios del equipo, cuerpo técnico y jugadores.

“Decidí que jugaríamos a puerta cerrada, creyendo que la imagen de un partido de fútbol en un Camp Nou vacío suponía un acto de responsabilidad y una manera de hacer visible nuestro rechazo a la situación excepcional e inadmisible que se vivió en Cataluña”, declaró en una conferencia de prensa el lunes. “Hoy sabemos que la retransmisión del partido se pudo ver en 174 países, de todo el mundo, millones de personas siguiendo la excepcionalidad del encuentro”.

Muchos miembros del equipo no querían jugar el domingo, pero se habrían quedado sin los tres puntos del encuentro y se arriesgaban a perder aún más ante la posibilidad de ser sancionados.

Bartomeu indicó que un estadio vacío fue la mejor manera de mostrar que el club no está contento con los incidentes en Cataluña.

“En este momento tan trascendental de nuestra historia, el club Barcelona se reafirma en su posicionamiento del compromiso con las libertades y el pueblo de Cataluña”, agregó Bartomeu. “Lo que se vio ayer en el país es inadmisible”.

Bartomeu se negó a hablar sobre el futuro del Barcelona en la liga española si Cataluña declara su independencia, y subrayó que si eso sucede la directiva analizaría la situación.

La liga española de antemano ha advertido que no será fácil llegar a un acuerdo para que el club permanezca en la liga en caso de que se realice una declaración unilateral de independencia de Cataluña.

La mayoría de los votantes respaldó la independencia de la región, pero España no reconoce el referendo como un proceso legal.