Después de decepcionar a sus seguidores tras cancelar presentaciones en el Auditorio Nacional, Luis Miguel perdió la demanda millonaria con su ex mánager William Brockhaus.

La demanda dio inicio luego de que el cantante incumpliera con el contrato de su trabajo, el ex mánager recibiría el 10% de las ganancias que generaría entre 2012 y 2014,
pero Luis Miguel no cumplió con el dinero acordado y ahora deberá pagar 5 millones de dólares, (4.5 millones de euros) por haber fallado al acuerdo.