Para empezar, los ingresos de Spotify se dividen en dos: Un 70% se dedican a pagar los derechos de las canciones, es decir, discográficas, distribuidores y otros (que después se encargarán de pagarle al artista) y el 30% restante se lo queda la propia empresa.

Para que Spotify pague por un click en la canción, esta debe de haberse reproducido 30 segundos. En realidad, el servicio de música no paga por cada “escucha de canción”, pero al fin y al cabo es mucho más fácil de ver.

Si nos guiamos por datos de las discografía y sellos más importantes del mundo, cada vez que le das click en tu canción favorita para escucharla, el artista está recibiendo entre 0,006 y 0,0084 centavos de dólar. Esto puede parecer una cantidad insignificante, pero por otro lado, la descarga ilegal de música NO da ni un sólo centavo a estos artistas.

Para entenderlo de una manera más sencilla: Por cada 100.000 reproducciones los cantantes reciben entre 6.000 y 9.000 dólares.

 Concluimos con otras cifras: Un disco musical que se encuentre en el Top 10 de Spotify puede llegar a conseguir 145.000 dólares por mes y un Álbum de la lista “Los Más Escuchados” puede ganar hasta 425.000 dólares mensuales.

Por: Jose Luis Morquecho