Oregon, E.U.-A Tiffany Beers, de 37 años, solo le faltaban la bata blanca y la cabellera electrificada cuando mostró con orgullo un surtido de botas y zapatos deportivos adornados con cables expuestos y tarjetas de circuitos al estilo de MacGyver.

Beers, formada como ingeniera y con título de innovadora sénior en Nike, trabaja en la elogiada Cocina de Innovación de la empresa, la cual adquirió ese nombre porque Bill Bowerman, uno de los fundadores de Nike, usó una plancha de waffles en una cocina para crear la “suela de waffle”, un punto de inflexión en el mundo de los zapatos deportivos.

“El motor jala todo en un solo movimiento, algo muy distinto de la manera en que funcionan los cordones de zapatos, los cuales se jalan de forma gradual”, dijo Beers al describir un zapato que estaba en proceso de desarrollo y al cual se refirió como el McFly. El nombre viene de Marty McFly, el personaje que interpretó Michael J. Fox en la película de 1985 Volver al futuro y en sus secuelas.

La película Volver al futuro II de 1989 muestra a Marty McFly, en el aparentemente inimaginable año 2015, mientras se pone unos zapatos Nike cuyos cordones se ajustan por sí solos. Esta fue la idea que tuvieron Tinker Hatfield y Mark Parker, quienes en aquel entonces eran prometedores diseñadores de la empresa.

En ese momento, Beers era nueva en la empresa, y esta era una aventura complementaria a los otros deberes que realizaba por aquí y por allá. Los fanáticos de Volver al futuro tuvieron que contentarse con una réplica de edición limitada del zapato futurístico llamada Nike Mag, la cual no se ajustaba sola y se vendió por medio de un sorteo para recaudar dinero destinado a la Fundación Michael J. Fox.

Unos sensores en el tenis HyperAdapt activan un mecanismo para apretar las agujetas según la forma del pie. Foto: TNYT

El HyperAdapt, que tiene sensores adentro del zapato que detectan el pie y activan un mecanismo que ajusta los cordones, fue un lanzamiento espectacular de la empresa, con el cual buscaban generar nostalgia y el deseo de algo nuevo.

Hubo una demanda frenética por los zapatos, los cuales se venden por casi 720 dólares en el sitio web de Nike y en algunas de sus tiendas. Al tenerlos puestos, se siente como si hubiera una pequeña computadora debajo del arco de tu pie… porque efectivamente la hay.

Antes conseguir siquiera que se prendiera una luz en un tenis era todo un reto, pero ahora, según Beers, es lo más sencillo.Foto: TNYT

Nike lleva mucho tiempo asociándose con atletas profesionales. Ahora también busca demostrar su compromiso con la tecnología, y Beers, como ingeniera, ha surgido como heroína en ese aspecto.

“No solo logramos crear un nuevo zapato deportivo genial que cuenta con tecnología avanzada, sino que le dimos una oportunidad a alguien que se volvió una inspiración para otras personas”, comentó Hatfield.

Un prototipo del HyperAdapt. Foto: TNYT

Desde que emprendió el proyecto de los HyperAdapt, Beers se ha obsesionado con estudiar el comportamiento de las personas al momento de anudarse los cordones.

No puede concebir que la gente no ajuste los cordones de sus zapatos a lo largo del día, que no los aflojen cuando se les hinchan los pies debido a un periodo prolongado de ejercicio o de estar de pie. “Lo llamo tolerancia al anudado”, dijo. Beers registra sus observaciones en hojas de cálculo.

Vía: DEBATE