Este jueves arrancaron las Finales de la NBA, en donde se enfrentaba Cleveland Cavaliers y Golden State Warriors, final que luciría como revancha de lo sucedido el año pasado, cuando los Warriors comandados por Curry se llevaron el campeonato de la NBA.

El Oracle Arena estaba a reventar, la afición no dejaba de apoyar a sus Warriors, que querían ver un comienzo espectacular de su equipo.

Golden State, mostró una cara diferente, pues ante la dura marca que oprimió Cleveland a Curry Thompson, el equipo local presumieron a la nueva dupla de miedo, Livingston y Barbosa, quienes vinieron desde la banca para aportar 45 puntos al triunfo de los Warriors.

En esta ocasión no pareció el gran LeBron James, pues la defensa de Golden, supo contener los ataques del que es conocido como el Rey.

El primer juego terminó 89-104, a favor de los de casa, quienes nos dieron un juego muy alternativo, con la banca jugando y mostrando sus cualidades para llevar al actual campeón a ganar el primer juego de la serie.

El segundo juego se disputará el próximo domingo, en donde veremos si Livingston y Barbosa vuelven a ser los protagonistas, o Curry, Thompson y LeBron reaparecen para regalar un poco de su magia.

df