El París Saint-Germain, con Neymar como nueva superestrella (222 millones de euros) y Kylian Mbappé como heredero (180 mde), es la sensación del mercado europeo, aunque no puede evitar mirar de reojo a la UEFA, que examinará al detalle sus cuentas para evaluar si está en conformidad con el fair play financiero.

Un mercado también récord en Inglaterra. La consultora Deloitte Sports Business Group anunció que los 20 clubes han gastado mil 170 millones de libras, superando el récord de mil 165 millones (mil 380 millones de euros) de 2016.

El Manchester United invirtió fuerte, en el belga Romelu Lukaku (85 millones de euros pagados al Everton) y el serbio Nemanja Matic (45 millones de euros al Chelsea).

En España, el Barça consiguió así incorporar al joven francés Ousmane Dembélé (105 millones de euros al Borussia Dortmund), al brasileño Paulinho (40 millones de euros al Guangzhou) y sueña con atraer a última hora a otro brasileño, Philippe Coutinho (Liverpool), antes de que hoy termine el mercado en el futbol español.

El Real Madrid pagó 40 millones de euros para asegurarse a la joven promesa brasileña Vinicius Jr (17 años, Flamengo), que llegará en 2018. El lateral Theo Hernández (Atlético, 26 millones de euros) y el mediocampista Dani Ceballos (Betis, 18 millones) completan su plantel, que ha perdido al atacante Álvaro Morata, que puso rumbo al Chelsea.

El animador del mercado italiano ha sido el AC Milán, impulsado por sus nuevos propietarios chinos. La gran operación de la pretemporada fue sin duda el fichaje del defensa Leonardo Bonucci, debilitando de paso a la todopoderosa Juventus, por 40 millones de euros.

La Juventus perdió, además de a Bonucci, a Dani Alves, pero se ha reforzado en todos los sectores, con Douglas Costa y Federico Bernardeschi arriba, Blaise Matuidi en el centro y el campeón mundial alemán Benedikt Howedes en defensa.

La mayor operación del futbol alemán la protagonizó el Bayern de Múnich, que adquirió al francés Corentin Tolisso (Lyon) por 41.5 millones de euros.

Vía: Excélsior