Alejarse 35 centímetros de las pantallas, tanto de dispositivos móviles como computadoras de escritorio, usar tipo de letra entre 11 y 12 puntos, cuidar la iluminación y contraste con el fondo.

Así como acudir cada año al oftalmólogo, revisar la graduación de los lentes una o dos veces al año y utilizar lubricantes oculares cada seis u ocho horas, son formas de prevenir el síndrome ocular.

Así lo resaltó el Instituto Mexicano del Seguro Social al señalar que el uso prolongado de pantallas puede provocar ojos secos, visión borrosa, dolor de ojos y cabeza, síntomas de este padecimiento.

En su cuenta en Twitter @Tu_IMSS, la institución expuso que más de cinco horas diarias frente a pantallas de celulares, tabletas y computadoras, y problemas fisiológicos, como disminución en la frecuencia del parpadeo y defectos oculares no corregidos, entre otros, son las principales causas de este síndrome.

 

Vía: IMPACTO