Una de las premisas para los realizadores y productores de cine es que el costo de la película debe de ser superado por lo recaudado en taquilla, eso es una máxima para el cine hollywoodense. A lo largo de la historia del cine mundial se han realizado distintas súper producciones que han llevado el honor de considerarse la película más costosa de la historia; pero recientemente con la inclusión de actores con contratos enormes y el desarrollo tecnológico los costos de producción han subido en proporción.

Uno de los géneros que ha creado sensación en las taquillas  sin duda es el de súper héroes, siendo Marvel Studios y DC Comics en colaboración de la productora Warner Bros  quienes tienen acaparado el mercado.

Inicialmente la cinta de 2008 Iron Man con un presupuesto de 140 millones de dólares fue la que abrió el mercado de los super héroes, con una recaudación total en taquilla de 585.2 millones de dólares.

De ahí nos trasladamos a la película de Los vengadores  con un costo de producción que superó los 220 millones de dólares, pero que dejó muy atrás esta cifra llegando a la exorbitante cantidad de  1, 519, 557, 910 de dólares. Por su parte DC, ha tenido éxito con la trilogía creada por el director Christopher Nolan, siendo El Caballero de la Noche su producción más exitosa, tanto por la crítica como en taquilla, costando 185 millones para su realización, pero con una recuperación en taquilla de 1005 millones, hasta la fecha.

Un costo hasta la fecha de 410 mdd Batman vs Superman aún sin haber concluido sus filmaciones y postproducción.

Sin embargo,  DC y Warner tienen un nuevo universo fílmico en mente con un costo hasta la fecha de 410 millones de dólares, y aún sin haber concluido sus filmaciones y postproducción, Batman V Superman es la producción más costosa en la historia del cine, pero es un puesto que no mantendrá por mucho tiempo, debido a los próximos estrenos de secuelas del universo cinematográfico de Marvel, donde seguramente alcanzarán este costo de producción y sin lugar a dudas lo dejarán atrás.

Por: Iván Hernández Medina