Los organizadores querían cuidar a los atletas y hacer que tuvieran una mejor estancia en Río y es por eso que en esta justa batieron el récord de repartir preservativos en unos Juegos Olímpicos, con cerca de 450 mil.

Esta cifra representa un promedio de 42 preservativos por cada uno de los 10 mil 500 deportistas que se desempeñaron en el evento.

El complejo de la Villa Olímpica de Río 2016 se despide de la justa con un incidente desagradable.

De acuerdo a medios brasileños, el drenaje de las instalaciones quedó tapado por el exceso de condones que utilizaron los atletas en su estancia de dos semanas.

Los condones atascaron el colector que recoge los objetos sólidos en el lugar.

Este hecho no es algo nuevo, pues en los juegos Panamericanos del 2007 también ocurrió un hecho similar.