Esta nueva nave mide 88 metros de envergadura y 84 metros de largo, y ha transportado un generador de 177 toneladas.

Mriya (“sueño”, en ucraniano), es como también se le conoce a este gigante el aire, que puede cargar 250 toneladas, 90 más que el Boeing 747-800. Cabe destacar que solamente vuela de vez en cuando y es por eso que su llegada a suelo australiano ha sido todo un acontecimiento.

El avión fue diseñado para transportar un transbordador soviético Burán, el An-225 hizo su primer vuelo en 1988.